Crecimiento, aprendizaje y experiencia

 

 Un intercambio genera muchas sensaciones! 😀
Compartimos las palabras de Gino Pasquini 🙋‍♂

Con muchas ansias ya desde hacía meses planificaba el viaje a Dinamarca. Sinceramente fue uno de los destinos que confirme primero y esperaba día a día este precioso recorrido hacia dichas tierras. Apenas al subir al vuelo sentía una felicidad inigualable, debido a que desde que era niño admiraba la cultura de los países escandinavos, tanto Dinamarca, Suecia como Noruega. Al llegar a tierras Danesas sentía que estaba en un sueño y no lo estaba viviendo en tiempo y forma. Me enamore de dicho país, su cultura actual, la cultura vikinga, el orden, la prolijidad, la seguridad, el trato de las personas y el estilo de vida danés. Copenhague es una ciudad inigualable! Todo lo que tiene esta ciudad para brindarte es estupendo. Al principio me choco mucho lo formal y correcto que es el país pero en poco tiempo me acostumbre y me sentía en un paraíso donde todo funciona. Ya al arribar a Nysted fue muy emocionante ver a los chicos de Macedonia y Dinamarca, un encuentro muy esperado con algunos de hacía meses que no veía y otros apenas un mes y medio. Además me impacto la belleza natural de dicha ciudad y el mar más frio en el que pude haber nadado alguna vez. Quién diría que terminaría bronceado en un país tan cercano al polo norte “y yo que lleve toda ropa para el frio”
Aprendí mucho en todo estos intercambios que se realizaron en los tres países. Me abrió mucho la cabeza en todo sentido, en la manera en lo que uno pensaba y crea que era tan cosa y en verdad lo que es realmente. Nunca en mi vida hubiera imaginado poder relacionarme con gente de diferentes etnias, culturas y religiones y en verdad me siento muy feliz de poder haber logrado esto, porque es algo que te hace más humano y te garantiza conocimientos de cómo es el otro “si se puede decir”, aunque realmente todos somos iguales en el interior de uno mismo sin la apariencia superficial de cada persona.
Pasaron los días y llego la despedida “fue lo más feo del mundo”, despedirte y decir un hasta luego incierto de tiempo. En este mismo momento que estoy escribiendo esto me emociono y pienso en el momento de reencontrarme con ustedes.
Para terminar les agradezco del corazón por haber formado parte de mi vida aunque sea unas pocas semanas.
Espero verlos muy pronto a cada uno de ustedes en otro intercambio o de visita simplemente. Cada uno de ustedes tiene las puertas abiertas de mi casa cuando quieran visitar Argentina.